Peregrinación, misas, procesiones y festivales en honor a San Cayetano

El 7 de agosto la Iglesia celebra la fiesta de San Cayetano a quien los católicos, de manera particular, le rezan pidiendo “pan, paz y trabajo”. En la Arquidiócesis hay una parroquia, muy visitada por los fieles, en la que los festejos patronales estarán iluminados por el lema: “Familia ¡Vive el Amor!”.

Este año, se suma a la celebración el décimo aniversario de la elevación a Santuario del templo. Allí se están llevando adelante diversas actividades para celebrar su día litúrgico. Habrá peregrinación, misas, procesiones y festivales en su honor.
Desde el sábado pasado y hasta el 6 de agosto, todos los días, a las 19, rezo del Rosario, confesiones, novena y Santa Misa. Los temas de la novena serán: “Dios nace en una familia”, “La vocación de la familia”, “El amor en el matrimonio”, “Familia: escuela de convivencia”, “Familia y humanización del mundo”, “Una Iglesia de puertas abiertas”, “Crisis familiar y oportunidad”, “Familia, fragilidad y perdón”, “María reina del Universo, y de las familias”.

Peregrinación de los Trabajadores
El domingo 6, se desarrollará la 31º Peregrinación de los Trabajadores y sus familias al Santuario. A las 7, partirán, como todos los años, desde la Rotonda de la Virgen de Itatí los peregrinos, luego de la bendición que dará el Arzobispo.
A las 8.30, en el templo, se oficiará Misa en honor al Santo Patrono. A las 9.30, se recibirá a los peregrinos. A las 10, monseñor Andrés Stanovnik presidirá la celebración eucarística en el predio de la parroquia.
A las 13, se podrá disfrutar del festival folklórico en el que diversos conjuntos, a modo de ofrenda a San Cayetano, ofrecerán su música a los fieles.
Cómo todos los años, los gremios y sindicatos locales han sido invitados a sumarse a esta manifestación de fe. Algunos de ellos acercaran las intenciones de sus afiliados y, oficialmente, caminarán junto a ellos el domingo.
Para los devotos que visiten el Santuario esa tarde, a las 16, se realizará una procesión y luego se celebrará la Santa Misa. Y siendo el último día de la novena, a las 19, rezo del Rosario, catequesis, novena y Santa Misa.
Durante todo el día – cada media hora- los diáconos bendecirán imágenes y objetos religiosos. Habrá sacerdotes confesando todo el día, tanto el domingo 6 como el lunes 7.

Misa para iniciar el día
Como es ya tradicional, habrá Misa de medianoche. El párroco Daniel Danuzo, invita a que esta celebración sea vivida por toda la comunidad parroquial, “juntos, como familia y Pueblo de Dios para iniciar el día dedicado a honrar a Nuestro Santo Patrono, san Cayetano”.
El lunes 7, a las 6, salva de bombas; a las 6.30, Rosario de la Aurora; a las 7, Misa por la comunidad; a las 8, Misa en honor de Nuestro Patrono; a las 9, chocolate con los niños, a las 9.30, Misa con niños. A las 11, celebración eucarística en acción de gracias por los diez años de Santuario, presidida por el Arzobispo emérito, monseñor Domingo Salvador Castagna. A las 12, festival folklórico.
Por la tarde, a las 16, tradicional procesión, y a las 17, Misa presidida por el vicario General, José Billordo.
A las 19, Misa de clausura y acción de gracias.

Santuario diocesano
Esta comunidad inicia en junio de 1935 en el ámbito de la parroquia Santísima Cruz de los Milagros. Era entonces su párroco, Bernardino Marconetto.
El sacerdote Gil Aranda Alfonso, cura teniente, y el joven Raúl Barboza de la Acción Católica, exactamente el sábado 15 de junio de 1935, fueron quienes iniciaron la tarea pastoral. Al día siguiente, veintinueve niños hacen su primera comunión; además comulgan sesenta y seis personas, en su mayoría hombres. Todo esto acontece en la casa del Sr. Eustaquio Ramírez (su señora, de apellido Vallejos).
En 1937 asume como párroco de la Cruz de los Milagros el padre Isidro Blanco Vega, más conocido como el Paí Blanco, quien continúa con el acompañamiento de la nueva comunidad e incentiva la construcción de una capilla.
La capilla es bendecida el domingo 6 de agosto de 1939 por el sacerdote Ramón Secundino Roubineau. Ese mismo día el Paí Blanco celebra la primera misa en el interior de la nueva y ya bendecida capilla.
La parroquia “San Cayetano” es erigida el 8 de setiembre de 1963 por el obispo Francisco Vicentín, quien nombró como primer párroco al padre Adrián Sosa.
El templo parroquial de San Cayetano recibe el título de Santuario Diocesano el 7 de agosto de 2007, por decreto de monseñor Domingo Salvador Castagna. Esta elevación a Santuario se da por la gran cantidad de fieles, de otras jurisdicciones que visitan habitualmente el templo.
Parroquia y Santuario son títulos que conllevan tareas específicas y distintas.
La parroquia tiene un ámbito territorial con diversas comunidades que pastorear. Entre las comunidades que integran la jurisdicción se encuentran: San Judas Tadeo (7° Sección Rural – Riachuelo), Nuestra Señora de Itatí (Arroyo Solís – 1° Sección), San Antonio de Padua (Arroyo Solís -Costa del Riachuelo), San Ramón Nonato (Riachuelo Sur), Santa Librada (Av. Eulogio Cabral 454 – Riachuelo), Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa (El Sombrero), Santa Rosa de Lima (El Sombrerito), Nuestra Señora de Lourdes (El Palmar), Nuestra Señora de Luján (Rincón Sombrero), San José Obrero (Arroyo Sombrero), Santa Catalina (Ahoma Sur), y
Cruz de los Milagros (Paso Lovera).
Todas estas comunidades, con la comunidad parroquial, conforman una sola familia parroquial.
El Santuario es un punto al que llegan devotos y peregrinos de diversos lugares, más allá del ámbito parroquial, y a quienes hay que recibir como si fueran el mismo Cristo.