En la Antártida, se desprendió un icebarg 25 veces mayor que la Capital Federal

Su seguimiento en la Antártida y en el Atlántico Sur

El resultado de la información que brindamos desde principios de año en nuestros Boletines de Noticias, culminó como estaba previsto, el desprendimiento de lo que hoy es un iceberg de un billón de toneladas, uno de los más grandes jamás vistos, que se acaba de formar en la Antártida tras el desprendimiento el miércoles 12 de julio de 2017 de la barrera de hielo de Larsen C de un bloque de hielo gigantesco, que recibe el nombre de A68, siéndo su extensión es de 6500 kilómetros cuadrados, de 25 veces mayor al tamaño de la Ciudad de Buenos Aires, de 30 metros de altura, un espesor promedio entre 200 y 300 metros, de 178 kilómetros de longitud y una anchura de hasta 55 kilómetros

Dicho iceberg no representa ningún peligro para las personas y es probable que se rompa en pedazos a medida que pase el tiempo; actualmente está a la deriva y la dirección que tome dependerá de la corriente, o puede ser que en algún lugar encuentre una zona menos profunda y quede detenido o no.
También puede ocurrir que al ser una masa muy grande se fragmente o se derrita, lo que hoy no se puede afirmar, porque todavía no se sabe y se descarta que pueda aumentar el nivel de las aguas del océano, porque ya estaba flotando, tanto el témpano como la barrera y si se derrite tampoco cambia porque está en equilibrio.
El Servicio de Hidrografía Naval (SHN), dependiente del Ministerio de Defensa, realiza el seguimiento de los témpanos que derivan en el océano Atlántico Sur y en los mares de Weddell y Bellingshausen, en la Antártida. El seguimiento se realiza a través del Departamento de Meteorología de ese organismo y la información es publicada en cartas de témpanos a través de su sitio de Internet y por medio de los radioavisos náuticos en el sector de la Navarea VI, de responsabilidad nacional.